martes, 21 de noviembre de 2017

Las intervenciones entre adolescentes se han mostrado como el método más eficaz para evitar los malos tratos.

QUÉ FUNCIONA PARA PREVENIR LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES
La violencia machista no suele empezar con el matrimonio. Ni en el noviazgo. Ni siquiera en la niñez. Arranca con mucha frecuencia en la generación anterior. Los malos tratos son una lacra que afecta a todos los sectores sociales y países, pero si existe una correlación clara es que quien vio o sufrió violencia tiene más probabilidades de reproducirla y, también, de padecerla.
¿Cómo prevenir esta violencia heredada? Idealmente, evitándola en el seno del hogar, para que los hijos no la aprendan y reproduzcan. El problema es que es muy difícil cambiar el chip de los adultos.

Con estas premisas, las políticas de prevención de violencia machista tienen un importante papel en esa fase crítica de la vida que es la adolescencia. Está demostrado que existen programas capaces de disminuir los malos tratos, sean físicos o psicológicos, que ya aparecen en las primeras relaciones sentimentales. Y, con esto, se estaría cortando en el futuro la transmisión de esta violencia a los hijos de estos jóvenes.
LEER ARTÍCULO COMPLETO

No hay comentarios:

Publicar un comentario